Lunes 20 de Septiembre de 2021

  • Fecha

  • Contagios

  • Recuperados

  • Muertes

PROVINCIALES

28 de enero de 2015

Mejora el niño herido por un rayo en Traslasierra

Evoluciona de modo favorable en el Hospital de Niños. En Carlos Paz, protesta por la inundación en el centro. Los ríos seguirán crecidos hoy.


El  niño de 14 años que el lunes fue alcanzado por un rayo en Villa Cura Brochero evoluciona en forma favorable, según informó el secretario de Salud de la Provincia, Daniel Pizzi.

El chico permanece internado en la unidad de terapia intensiva del Hospital de Niños de la ciudad de Córdoba, adonde fue trasladado luego de recibir la descarga, que mató al caballo en el que cabalgaba cuando se desató la tormenta en esa zona de Traslasierra.

“Está estable y afortunadamente no ha presentado las complicaciones que suelen aparecer en estos casos”, indicó Pizzi, quien no obstante señaló que sería prematuro adelantar un pronóstico.

De todos modos, la mejoría observada hasta ahora sorprendido gratamente al cuerpo médico. El chico, que vive en la ciudad de Córdoba y vacacionaba en Villa Cura Brochero, había llegado en estado grave.

“El trayecto de la descarga del rayo en su cuerpo fue nuca, torso y pierna”, precisó el secretario de Salud.

“Además de las quemaduras, el riesgo es el impacto de la descarga en los órganos internos como el corazón, el hígado y los riñones”, explicó Pizzi.

“Su estado es todavía delicado, por lo que hay que esperar entre 24 y 48 horas más”, acotó el médico.

Más lluvias y crecidas

Tras las lluvias del lunes, que fueron intensas y acompañadas por granizo en varias zonas de la provincia, ayer se repitieron precipitaciones en diferentes regiones del mapa provincial. Entre otras zonas, volvió a llover en parte de las sierras.

Para anoche, el Servicio Meteorológico Nacional mantenía activo el alerta por posibles tormentas intensas para gran parte del territorio cordobés.

Desde Defensa Civil de la Provincia, Diego Concha advirtió que el río Cosquín y otros del valle de Punilla registraban anoche una nueva crecida. Mientras, la mayoría de los cursos de agua empezaron ayer a mostrarse en bajante luego de un pico de creciente durante la madrugada, aunque rige la advertencia de que en ningún caso resulta aconsejable para bañistas. “Al menos por 24 o 48 horas más, según los casos, y si no sigue lloviendo”, marcó el funcionario.

Quejas en Carlos Paz

Vecinos de barrio San Ignacio, de Villa Carlos Paz, cortaron ayer una de las manos de la transitada avenida Cárcano, en reclamo por los inconvenientes que tuvieron el lunes con el torrente de agua que anegó calles del sector, tras una intensa lluvia con granizo. Por la mañana, un grupo de vecinos fue al municipio para plantear la queja al intendente. Al no encontrar respuesta, decidieron cortar la avenida Perón, que lleva al balneario Playas de Oro, y luego una mano de la Cárcano, que conecta con las comunas del sur de Punilla y con el camino de las Altas Cumbres.

Julio Flores, vecino del sector más afectado, se quejó: “Algo tienen que hacer, no podemos vivir así porque caen dos gotas de agua y nos inundamos”.

El fuerte temporal causó problemas serios de anegamiento de arterias en el centro de la ciudad, especialmente en las calles Las Heras, Alem y la transitada avenida San Martín. Desde Defensa Civil municipal informaron que cayeron 60 milímetros en una hora con lo que el agua desbordó la capacidad de los desagües en algunos sectores. La correntada arrastró varios autos en ese sector, sin mayores consecuencias.

Otra de las varias zonas de la provincia que evalúa daños, por efecto del viento y la pedrea, es entre Elena y Gigena, en el sur provincial, donde numerosos campos cultivados resultaron castigados por el temporal.

Bañistas demasiados arriesgados

De peligro. “Además de la correntada que lleva, los ríos están turbios y eso agrava los riesgos”, marcó ayer Diego Concha, director de Defensa Civil de la Provincia, quien lamentó que, a pesar de los controles y las sugerencias, ayer hubo casos de personas que de todos modos decidían arrojarse a los cursos de agua crecidos.

Controles. Según el funcionario, hay 310 bomberos voluntarios patrullando ríos serranos, además de personal policial y de Defensa Civil. A ese esquema se suman los guardavidas que contratan algunos municipios para sus balnearios más concurridos. Aun así, admitió que se complica el control cuando los consejos son desoídos.


 

COMPARTIR:

Comentarios