Miércoles 23 de Junio de 2021

  • Fecha

  • Contagios

  • Recuperados

  • Muertes

REGIONALES

27 de agosto de 2020

ME ASUSTÉ, LE PEGUÉ Y LE PEGUÉ

EL TESTIMONIO DE MIGUEL ANGEL PINQUE. AUTOR DEL HOMICIDIO DE JUAN PASSAGLIA EN ALEJO LEDESMA.

No demoró ni cinco segundos en admitir su culpa. Apenas los jueces de la Cámara Segunda del Crimen le dieron la palabra a Miguel Angel Pinque (40), el hombre de anteojos y cabellera rojiza pidió perdón a la familia de Humberto Juan Passaglia, el productor rural de 43 años que fue asesinado el 4 de julio de 2018, en el interior de un local comercial en refacción, en la localidad de Alejo Ledesma.

“Empezamos a discutir por unas reformas en el local, la cosa fue subiendo de tono, me tironeó de la campera y yo le metí una piña. El se cayó sobre unos escombros y se levantó con medio ladrillo en la mano. Me asusté, me dio miedo, yo agarré una maza que tenía en el piso y le pegué, le pegué y le pegué”. Tal fue el relato de corrido y casi sin respirar, que dio el vecino de Viamonte.

Pinque no tiene antecedentes penales. No bebe, no fuma ni se droga. Es la primera vez que afronta un juicio penal pero, si los jueces Pablo Bianchi, Emilio Andruet y Carlos González Castellanos mantienen la acusación de homicidio con alevosía, podría ir a una prisión perpetua.

Su testimonio ahora deberá confrontarse con el de los testigos en la causa y con las pruebas que la fiscalía de La Carlota recogió en la escena del crimen.

La acusación que hiciera el exfiscal Daniel Vaudagna indicó que entre Passaglia y su inquilino seguramente existió una discusión que se desmadró, pero no habló de enfrentamiento sino de un ataque de Pinque -artero y por la espalda- cuando el productor ya se estaba retirando del lugar.

El atacante no tenía ni una sola herida. El cuerpo de Passaglia, en cambio, tenía signos de haber recibido una seguidilla de golpes en el cráneo con un objeto contundente que el fiscal describió como “con punta y borde romo”.

El cadáver fue encontrado dos días después del crimen porque lo habían escondido en un pozo que había en el mismo local comercial de la calle Sarmiento 769. Estaba cubierto de tierra y escombros y le habían colocado una tapa de madera encima.

Por ese acto macabro, otro hombre, Miguel Díaz, un changarín que según reconoció al tribunal padece un leve retraso mental, está acusado de encubrimiento. La fiscalía cree que fue quien ayudó a Pinque a ocultar el cuerpo.

En su declaración de ayer, Pinque sacó de la escena a Díaz, dijo que no tuvo nada que ver con el ocultamiento del cuerpo y aseguró que fue él solo quien se ocupó de enterrar el cadáver de Passaglia en el patio.

Sus palabras no parecieron convencer al fiscal de Cámara Julio Rivero ni al abogado Bonino, que actúa como querellante en nombre de la familia Passaglia.

A una pregunta del querellante, el testimonio de Pinque dejó traslucir una inconsistencia. Cuando contaba cómo se deshizo del cuerpo de Passaglia dijo: “Le echamos tierra encima”.

Bonino se lo hizo notar y el acusado volvió sobre sus pasos. “Le eche tierra, quise decir”, agregó.

El fiscal Rivero, por su parte, en tono imperativo le hizo otra pregunta que en realidad sonó como una afirmación: “Usted mató a Passaglia por la espalda, agarrándolo desprevenido”, le soltó.

-No, no, yo no lo maté por la espalda -insistió el imputado.

Entre el martes y hoy desfilarán todos los testigos de la causa y se espera que el jueves se conozca el veredicto.

Despejadas las dudas sobre la autoría del hecho, uno de los desafíos del tribunal técnico será determinar si el crimen de Passaglia fue un homicidio simple o si el atacante actuó “sobre seguro”.

Entre una y otra figura penal existe una diferencia abismal en los años de cárcel que puede recibir Pinque. Por eso, el foco del juicio por jurado popular estará puesto en esa circunstancia.

 


Info: FM estrella.com

COMPARTIR:

Comentarios