Jueves 9 de Diciembre de 2021

DEPORTES

20 de marzo de 2015

Lágrimas de emoción y un cambio de vestido antes de enfrentar a Serena

La suiza Timea Bacsinszky es una de las jugadoras del momento. Campeona en Acapulco y Monterrey, lleva 15 victorias seguidas. Tras ganar su partido de octavos contó detalles de una infancia complicada. También se habló de ella por un cambio de ropa en pleno partido. Enfrentará a la número uno por un lugar en las semis de Indian Wells.


Timea Bacsinszky sabe lo que es llorar de alegría. La suiza de 25 años venció a la ucraniana Elina Svitolina por 4-6, 6-1, 6-1, logró su decimoquinta victoria consecutiva y ahora enfrentará a Serena Williams por un lugar en las semifinales de Indian Wells. "No puedo creer que haya sido capaz de ganar quince partidos seguidos. Eso es algo que hacía Federer y yo estoy muy lejos de él", admitió Bacsinszky, número 26 del ranking, a quien su racha le valió levantar los trofeos de Acapulco y Monterrey esta temporada.

Serena, que ganó el único enfrentamiento entre ambas (7-6 y 6-1 en Roma 2010), ya admitió su admiración por la europea: "Lo que más me impresiona de ella es que nunca baja los brazos, siempre sabe salir de las situaciones difíciles".

Quizás, esa actitud de Bacsinszky fue forjada a partir de las duras vivencias que tuvo en su infancia, tal como ella lo contó: "A los quince años dije basta. Obligué a mi madre a divorciarse de mi padre, rompí todo tipo de contacto con él, posiblemente para siempre".

Pero el partido ante Svitolina dejó otro momento llamativo. Antes del inicio del tercer set, la suiza decidió cambiarse de vestido. Y para ello, lo hizo en plena cancha, sentada en su silla. En el medio, intercambió comentarios con la jueza de silla, a quien le explicó su método.


 

COMPARTIR:

Comentarios