Sábado 27 de Noviembre de 2021

DEPORTES

5 de mayo de 2015

Estudiantes mostró dos caras y se quedó con una pequeña ventaja

Le ganaba con autoridad a Independiente Santa Fe en la primera parte con los goles de Auzqui y Carrillo, pero en el segundo tiempo se quedó y Morelo puso el definitivo 2-1. El próximo martes, la revancha de los octavos de final.


Estudiantes está en plena etapa de reconstrucción. Con un nuevo arquitecto, con ideas diferentes que Gabriel Milito intentará ir injertando de a poco en un equipo que parece tener potencial para seguir creciendo. Con algunas pinceladas que ya se ven, como la salida por abajo desde el fondo y los laterales bien metidos en campo contrario. En esa búsqueda, el Pincha también saca de su propio ADN, ése que destaca el amor propio, la garra y por qué no, el aprovechamiento al máximo de cada desconcentración rival.

Ante Independiente Santa Fe, Estudiantes contó con un poco de todas estas cosas. Jugó con ambición ofensiva (lo pagó atrás con algunos desacoples), apretó los dientes en mitad de tabla y le sacó jugo a los horrores defensivos de los colombianos.

Cuando el trámite era parejo y cada uno había contado con un par de chances para abrir el marcador, llegó la primera invitación de los visitantes. Luciano Acosta sacó rápido el lateral, Alvaro Pereira desbordó por izquierda y metió con lo justo un muy buen centro de volea. En el segundo palo entró Auzqui, que no esperó y fue bien arriba en busca de la pelota y la clavó de cabeza ante la mirada estática de toda la defensa.

El 1-0 no cambió la ecuación del partido pero le dio más soltura a los de Milito, que volvieron a aprovechar las dudas en el fondo de Independiente Santa Fe con una pelota parada manejada a la perfección. Córner desde la derecha de Gil, la bajó de cabeza Domínguez y Carrillo, en plena área chica, tuvo tiempo de tocarla al gol sin que ningún defensor rival lo molestara.

En el segundo tiempo, Estudiantes se desinfló. Se fue quedando sin aire para presionar arriba como pregona su entrenador. Fue ahí cuando Independiente empezó a demostrar por qué había sido una de las gratas sorpresas de la fase de grupos. La pelota fue dominio de los colombianos, con Omar Pérez como eje y Wilson Morelo más picante, con gambeta y velocidad.

Y apareció Hilario Navarro. El arquero le tapó un cabezazo tremendo a Luis Paéz y capturó también el rebote en una doble atajada fenomenal. Morelo siguió lastimando a Domínguez y compañía, pero el delantero no estuvo lúcido en los metros finales.

Hasta que llegó el premio para los visitantes. A los 36 del sgundo tiempo, un centrofrontal pero punzante cayó en el corazón del área Pincha y Morelo la empujó para estampar el 2-1.

Fue un golpe para Estudiantes, que va a Colombia con ventaja pero con ese gol de visitante que le puede jugar en contra. El Pincha mostró dos caras: la ofensiva y dinámica del primer tiempo y otra más pasiva y estática en la segunda parte. Algo que en esta etapa de reconstrucción deberá balancear mejor para seguir dando pasos adelante.


 

COMPARTIR:

Comentarios