Sábado 16 de Octubre de 2021

DEPORTES

14 de febrero de 2015

Racing arrancó con el pie izquierdo la defensa del título

Cayó 1-0 ante Rosario Central. El juvenil Franco Cervi marcó el tanto del conjunto dirigido por Eduardo Coudet, que contó con el regreso de Marco Ruben. En el campeón debutaron Washington Camacho y Brian Fernández.


En el estreno del título conseguido hace dos meses, Racing cayó 1-0 como local ante Rosario Central, en el debut de ambos equipos en el campeonato de Primera División 2015.

Todo estaba preparado para la celebración del campeón en el Cilindro. Sin embargo, el ambiente festivo se esfumó cuando se disputaban tres minutos y en los carteles de publicidad que rodean al campo de juego se felicitaba a Sebastián Saja por un récord que en realidad no había batido. Una falla en la salida del arquero le permitió al juvenil Franco Cervi adelantar a los rosarinos.

Si el plan original de Eduardo Coudet incluía un equipo bien agrupado en el fondo, con abundante población en el medio y el regresado Marco Ruben como único atacante definido, la rápida ventaja no hizo más que reafirmar ese libreto.

El efectivo cumplimiento de la misión de parte de la visita fue posible porque a los dirigidos por Diego Cocca les costó mucho desatar el nudo propuesto por su adversario y nunca encontraron respuestas individuales ni colectivas. En el primer tiempo no generaron una sola jugada de riesgo. De hecho, mucho más cerca estuvo la visita de ampliar su ventaja, con un remate de José Luis Fernández que salió apenas desviado.

En el arranque del complemento, nuevamente lo tuvo Central, cuando Fernández quedó mano a mano con Saja y el arquero se recompuso, con una tapada con sus pies. Descansando en su solidez colectiva e iluminada por las pinceladas del pibe Cervi (el mejor de la noche, hasta que Coudet decidió reemplazarlo por Walter Montoya), la visita fue transcurriendo un partido sin grandes sobresaltos.

En el estreno del título conseguido hace dos meses, Racing cayó 1-0 como local ante Rosario Central, en el debut de ambos equipos en el campeonato de Primera División 2015.

Todo estaba preparado para la celebración del campeón en el Cilindro. Sin embargo, el ambiente festivo se esfumó cuando se disputaban tres minutos y en los carteles de publicidad que rodean al campo de juego se felicitaba a Sebastián Saja por un récord que en realidad no había batido. Una falla en la salida del arquero le permitió al juvenil Franco Cervi adelantar a los rosarinos.

 

   

 

Si el plan original de Eduardo Coudet incluía un equipo bien agrupado en el fondo, con abundante población en el medio y el regresado Marco Ruben como único atacante definido, la rápida ventaja no hizo más que reafirmar ese libreto.

El efectivo cumplimiento de la misión de parte de la visita fue posible porque a los dirigidos por Diego Cocca les costó mucho desatar el nudo propuesto por su adversario y nunca encontraron respuestas individuales ni colectivas. En el primer tiempo no generaron una sola jugada de riesgo. De hecho, mucho más cerca estuvo la visita de ampliar su ventaja, con un remate de José Luis Fernández que salió apenas desviado.

En el arranque del complemento, nuevamente lo tuvo Central, cuando Fernández quedó mano a mano con Saja y el arquero se recompuso, con una tapada con sus pies. Descansando en su solidez colectiva e iluminada por las pinceladas del pibe Cervi (el mejor de la noche, hasta que Coudet decidió reemplazarlo por Walter Montoya), la visita fue transcurriendo un partido sin grandes sobresaltos.

Sin embargo, en el cuarto de hora final el repliegue se hizo evidente y la Academia, ya con Washington Camacho y Brian Fernández en cancha y con más enjundia que claridad, se fue llevando por delante a los rosarinos.

Fue el tiempo de la resistencia del Canalla y de la búsqueda desesperada del campeón. Entonces apareció Mauricio Caranta, para responder con solvencia cuando fue requerido, como ante un par de remates de Gustavo Bou y de Marcos Acuña, para sellar el cero en su arco y encaminar definitivamente la victoria.

De esa forma, los de Coudet terminaron llevándose un triunfo grande y cortándole a Racing una racha de nueve partidos invicto, que incluía cuatro victorias al hilo y sin recibir goles.


 

COMPARTIR:

Comentarios