Domingo 1 de Agosto de 2021

  • Fecha

  • Contagios

  • Recuperados

  • Muertes

DEPORTES

2 de febrero de 2015

Racing ganó con jerarquía y le dio otro golpe a Independiente

Fue 2-0 (Bou y Milito) para quedarse con la Copa Ciudad de Avellaneda. El equipo de Almirón deja Mar del Plata repleto de dudas, después de la caída con el clásico rival que se suma a la goleada sufrida con River.


Ganó con jerarquía, con pinceladas del fútbol que lo llevaron a ser el campeón del fútbol argentino, y, como si fuera poco, le dio otro golpe a Independiente, que venía en baja tras la goleada sufrida con River y que esta noche apenas jugó bien unos minutos. Por todo eso, y por sus grandes delanteros, Racing se quedó con la Copa Ciudad de Avellaneda al imponerse 2-0, con goles de Diego Milito y Gustavo Bou, en el partido que cerró la temporada marplatense.

Lo cierto es que en la noche marplatense empezó mejor Independiente, que a los 18 minutos casi rompe el cero cuando Federico Mancuello se hizo cargo de un tiro libre, tras una falta que Ezequiel Videla le cometió en las puertas del área. Su zurdazo cruzado fue detenido por Sebastián Saja y en la jugada siguiente Matías Pisano sacó un remate desviado, en una de las mejores aproximaciones del equipo de Jorge Almirón, que puso lo mejor en cancha, al igual que su rival.

A Racing le costó reaccionar pero cuando ya había transcurrido media hora de juego lo logró, con un avance de Diego Milito por izquierda, que el arquero Diego Rodríguez achicó bien. Minutos después la oportunidad fue para Gastón Díaz, quien apareció sorpresivamente a espaldas de Emiliano Papa, excompañero en Vélez, para sacar un derechazo que se fue afuera. A los 38, el equipo de Diego Cocca generó otra buena acción pero Rodríguez le sacó el gol a Milito, en una gran intervención del arquero de Independiente.

La presión de Racing en ataque decantó, indefectiblemente, en el primer gol del partido. El laboratorio de Cocca funcionó a la perfección: córner jugado corto para Bou, recepción en dos tiempos del delantero en el área -con sombrero incluido- y buscapie justo -entre las piernas de Papa- para que Diego Milito la tocara de derecha en la línea para desconcertar a Rodríguez y poner el 1-0, con el que terminó la primera etapa.

Si el golpe de Racing en el final del primer tiempo fue certero, qué decir del segundo. A los 4 minutos de comenzado el complemento, Bou desbordó otra vez por la derecha, dejó en el piso a Cuesta y metió la pelota en el área para Milito. Fiel a su estilo goleador, el ex-Inter giró y sacó el remate que Rodríguez logró desviar. Pero el rebote quedó justo en los pies del delantero entrerriano, que metió el zurdazo abajo para el 2-0.

 

Con el correr de los minutos, también llegaron los cambios y el partido, de a poco, se desvirtuó de su plan original. Racing le cedió la pelota a Independiente, que sin ideas no intranquilizó a Saja, y en las contras que tuvo el equipo de Cocca tuvo oportunidades de ampliar la diferencia, como sucedió a 13 minutos del final cuando Bou sacó un derechazo defectuoso que se fue cerca del palo izquierdo.

Los últimos diez minutos fueron un concierto de Racing. El Ole bajó incesantemente desde las tribunas ocupadas por los hinchas de La Academia, que se deleitaron con la posibilidad de disfrutar del triunfo con la hinchada contraria enfrente. Mar del Plata se tiñó de celeste y blanco y el campeón defensor llegará de la mejor manera al arranque del torneo. En la vereda de enfrente, en cambio, hay caras largas y Almirón deberá trabajar duro estas dos semanas para poder revertir la preocupante imagen que su equipo dejó este verano.


COMPARTIR:

Comentarios