Jueves 22 de Febrero de 2024

Hoy es Jueves 22 de Febrero de 2024 y son las 13:26 -

28 de agosto de 2023

La escuela Isauro Arancibia, 25 años facilitando la educación de personas en situación de calle

Es el único centro educativo integral de jornada extendida del país, que cuenta con jardín maternal, primaria y secundaria para adultos, grado de nivelación y centro de actividades infantiles.

Por María Alicia Alvado 27-08-2023 | 14:47

Foto: Leo Vaca.

Jóvenes que apenas aprenden a leer y escribir van al aula vecina a leerles un cuento a sus hijos con sus compañeritos de jardín; armarios llenos de diplomas de primaria y secundaria guardados a pedido de sus dueños a falta de mejor lugar; estudiantes decididos a defender un espacio que "es lo único que tenemos": todo eso y mucho más es la escuela Isauro Arancibia para personas en situación de calle que este lunes cumple 25 años.

"El Isauro marcó un estilo, porque no es un proyecto que se pensó detrás de un escritorio, sino que toda la escuela se fue armando colectivamente en torno a las necesidades de este sujeto pedagógico, que es la persona en situación de calle", dijo a Télam la directora y fundadora de la institución, Susana Reyes.

Y esas necesidades no se limitan a la terminalidad educativa de nivel primario o secundario, sino que incluyen también los déficits habitacionales, laborales y de educación de los hijos menores de 14, entre otros.

Más postales.

Con sus más de 800 estudiantes en sus diferentes niveles, el Centro Educativo Isauro Arancibia (CEIA) es "el único centro educativo integral de jornada extendida" del país -explica Reyes- con su jardín maternal, primaria y secundaria para adultos, grado de nivelación y centro de actividades infantiles; funcionando de 9 a 16.

La historia del lugar

Desde 2011, el CEIA es parte de la Asociación Civil Isauro Arancibia que además de la pata educativa tiene otras cuatro: arte (talleres de música, fotografía, tango, fileteado, entre otros), emprendimientos productivos (panadería, fabricación de ecobolsas, revista "La realidad sin chamuyo" y bicicletería), vivienda (Centro de Integración Social-CIS) y salud (atención bucodental).

"Yo estaba medio perdido cuando conocí este espacio. Acá aprendí muchas cosas, hasta quien yo soy", dijo a Télam Fabián Romero un joven de 33 que hizo la secundaria y aprendió diferentes oficios en el Isauro, y ahora está estudiando Ingeniería Informática en la UNDAV mientras vive en el CIS.

Foto: Leo Vaca.

El joven -que al momento de esta entrevista estaba estudiando para un examen en la biblioteca del Isauro- contó que supo por primera vez de esta escuela en 2011, "cuando estaba en consumo y parando en la calle, acá cerca".

Fue por invitación de un estudiante de la escuela que él conocía, que un buen día se decidió a entrar "y ese mismo año hice un refuerzo de primaria y arranqué con varios talleres".

"Venir a la escuela después de pasar la noche en la calle es muy difícil, en la calle tenés que cuidarte que no te roben las cosas, de la policía que te viene a decir que no podés estar acá…Los empleados de la estación de servicio me prestaban el vestuario para que me bañara y me afeitara, así podía venir a la escuela", contó.

Cada año fue regresando por más porque "acá hay acompañamiento, venís y capaz pasó la mañana y no te dicen che ya terminó tu hora, te tenés que ir" sino que es posible quedarse "jugando al metegol o haciendo música", por ejemplo.

Foto: Leo Vaca.

Reyes explica que todo comenzó en 1998 cuando le dieron la tarea de abrir una escuelita primaria para adultos dentro de la sede de la CTA nacional para trabajadoras sexuales que no habían terminado la educación básica.

"Algunas de las que trabajaban en Constitución nos empezaron a decir que había un montón de pibes en situación de calle que nunca fueron a la escuela, que no sabían leer a pesar de que ya eran grandes", contó.

"Entonces fuimos a buscarlos para decirles que una escuela los quería recibir y, cuando empezaron a venir, lo hicieron con sus hijos e hijas", agregó.

Postales del pasado.

Con el tiempo, los brazos docentes no fueron suficientes para acunar los bebés de los estudiantes y al aula se agregó un corralito, génesis de lo que desde el 2002 será oficialmente un jardín de infantes.

Dado que "venía un montón de gente", se designaron más docentes y se abrieron otros dos horarios, pero resultó que "venían desde el primer turno y se quedaban hasta el último todos" porque no se querían ir de la escuela.

Entonces en el 2006 el ministro Educación porteño Alberto Sileoni aceptó convertir el Isauro en una escuela de jornada extendida para jóvenes y adultos, que comenzó a funcionar en un edificio de la Uocra

"Fue un cambio muy grande, porque incorporamos el comedor y también empezamos con los talleres de oficios", dijo.

Otro recuerdo del centro educativo.

Otro desafío fue qué hacer con los niños y niñas de entre 5 y 14 años no escolarizados que solían venir con sus padres pero que, por su edad, "no podían ir a la escuela primaria para jóvenes y adultos", con la consecuencia de que estaban "perdiendo derechos".

Esa situación se subsanó en 2010 solicitando a una escuela primaria vecina un "grado de nivelación" para el Isauro, es decir, un espacio de adaptación previo a la escolarización convencional, para chicos en edad escolar que nunca fueron o discontinuaron la escuela.

La creación de una asociación civil

Un año después el Isauro se muda al actual edificio de Paseo Colón 1381, donde se constituye en Asociación Civil.

Foto: Leo Vaca.

El coordinador del área de trabajo, Pablo Garacotch, explicó que la formación laboral es "transversal a la primaria y a la secundaria y después, a partir del aprendizaje en los talleres, tenemos nuestros propios emprendimientos donde aplicamos distintas variantes de la economía popular".

El docente aseguró que los talleres se fueron abriendo "a partir de las cosas que podíamos hacer y de lo que querían nuestros estudiantes", pero también en articulación con la comunidad, como es el caso de la bicicletería que se inició en 2012 a partir de "una primera donación grande de cuadros de bicicletas que habían sido incautadas" por la Policía Federal.

Un problema adicional que se les presentó fue, según Reyes que "los jóvenes y adultos que acompañábamos en el ingreso a algún secundario una vez que terminaron acá la primaria, no se querían quedar y volvían a nuestra escuela", porque no se adaptaban.

Momentos imporantes de estos 25 años.

"Entonces abrimos un secundario en articulación con la UNDAV, donde los pibes cursan algunas materias y así ya quedan enganchados con la universidad", contó.

Ese mismo año de 2015 se crea el Centro de Integración Social (CIS) del Isauro que es un hogar convivencial de tránsito para mayores de 18 años que estudian en el CEIA.

Entre 2013 y 2017, la comunidad del Isauro estuvo en pie de lucha contra los embates del gobierno porteño por desarticularlo y trasladarlo, para después poder demoler el edificio en función de las necesidades del trazado del Metrobus. Finalmente, el recorrido fue modificado y el CEIA no sólo no se tocó, sino que incorporó terrenos linderos.

El conflicto "fue un eje pedagógico con el cual trabajamos ciudadanía con los pibes" que de muchas maneras creativas expresaron su rechazo a la mudanza, incluyendo la participación en una sesión de la Legislatura donde "recuerdo que un alumno nuestro, le decía a (el ex subsecretario de transporte Guillermo) Dietrich yo nunca tuve nada en la vida, lo único que tengo es esta escuela y usted me la quiere tirar abajo"

Foto: Leo Vaca.

La respuesta del funcionario fue que el nuevo sistema de carril exclusivo para transporte público iba "a ser muy bueno para mucha gente", alegato que remató con la promesa de invitarlo "a dar una vuelta en Metrobus".

"Yo le acepto su invitación si usted acepta la mía, que es dormir una noche en la calle", fue contraoferta del estudiante veinteañero que la sala ovacionó.

Hoy, la pelea es por conseguir que la Legislatura vote la recategorización del Isauro como "centro educativo de funcionamiento integral" lo que permitiría prevenir nuevos intentos de desarticulación de un centro que "no funciona por separado".

"Para mí el cambio más cualitativo en los estudiantes que pasan por el Isauro es que se empiezan a sentir personas, a proyectarse y pueden hacerlo porque acá la mirada es distinta y les permite ir generando proyectos de vida y herramientas para realizarlos", concluyó Garacotch.

Algunas imágenes del archivo.


la escuela creada por una sobreviviente que homenajea a un docente asesinado en dictadura

La directora y fundadora del Centro Educativo Isauro Arancibia para personas en situación de calle, Susana Reyes, explicó que la institución toma su nombre de "un maestro tucumano que fue el primer asesinado por la dictadura" el mismo 24 de marzo de 1976; y que para ella, como sobreviviente del centro clandestino El Vesubio, la escuela es "un legado de nuestra generación".

"Una cosa importante de los centros educativos para jóvenes y adultos como éste que me llaman a mí para abrir en la CTA, es que los maestros y las maestras tenemos este privilegio de ponerle un nombre a la escuela", contó en diálogo con Télam.

Las primeras docentes eligieron designarlo Isauro Arancibia "que era un maestro tucumano y uno de los fundadores de CTERA" a quien el terrorismo de Estado asesinó en el local sindical de San Miguel junto a su hermano Arturo, de "120 y 70 balazos", respectivamente, ni bien perpetrado el golpe, con lo cual "el primer muerto de la dictadura fue un maestro"

"Además, a Isauro le roban los zapatos nuevos que le habían regalado los sobrinos y por eso los zapatos son todo un símbolo para nosotros. Los pibes escribieron en nuestro libro sobre ¿dónde te llevan los zapatos de Isauro? y hay huellas de zapatos (pintados) en la escuela", contó.

La docente explicó que este detalle de la vida del docente tucumano permite conectar con la idea de "estar en los zapatos de otro", en este caso, las personas en situación de calle, gente que además "duerme abrazada a sus zapatillas para que no se las roben".

"Cuando hablamos de este aniversario, decimos son 25 años en los que intentamos calzarnos sus zapatos o nos llevaron hasta acá los zapatos de Isauro", contó.

Por otro lado, el hecho de que estos 25 años coincidan con el año de celebración de los 40 años de democracia, permite pensar sobre cómo la escuela ha contribuido al fortalecimiento de la democracia porque "apropiarse de sus derechos por parte de los pibes, eso es democracia".

"Y en lo personal para mí como sobreviviente de un centro clandestino y militante de los años 70, el Isauro es como un legado de mi generación, es un espacio de libertad, de lucha como el que soñamos nosotros", dijo.

Así, el centro educativo es "en chiquito es lo que nosotros hubiésemos querido" para toda la sociedad, y por eso también es un homenaje "a los 30.000 compañeros y compañeras" desaparecidos.



Muestras, juegos, talleres y música para celebrar al Isauro y su cuarto de siglo

Con el lema "25 años de Amor, Tiza y Libertad" el Centro Educativo Isauro Arancibia (CEIA) para personas en situación de calle celebrará mañana su primer cuarto de siglo con muestras, juegos, talleres y música en vivo.

"Al Isauro lo hacemos sus estudiantes, sus trabajadores y toda la comunidad que nos acompaña día a día tan amorosamente. ¡Esta celebración es de todes!", dijeron en un comunicado.

Todo comenzará a las 15 en la escuela -Avenida Paseo Colón 1366-, con una celebración a la Pachamama, tras lo cual tendrá lugar el acto formal del que participarán diferentes personalidades.

Posteriormente, se desarrollarán diferentes actividades relacionadas el quehacer de la escuela, tales como muestras, juegos, talleres e interpretación musical.

Habrá corte y degustación de una torta de cumpleaños. Actuará "La Murguita Kilombera" y el cierre será a puro baile con "Mabel Cumbia".

El CEIA se autodefine como "un movimiento pedagógico que trabaja diariamente con más de 800 niñas, niños, jóvenes y adultos en situación de calle, desarrollando acciones tendientes a la restitución y promoción de los derechos vulnerados y brindando herramientas y oportunidades para la construcción de proyectos de vida dignos y saludable".

Etiquetas:
  • Instituto Isauro Arancibia

  • educación pública

  • escuela

  • personas en situación de calle

COMPARTIR:

Comentarios