Domingo 28 de Noviembre de 2021

DEPORTES

22 de julio de 2015

BOXEO - Después de trabajar y esperar su chance, César Cuenca se dio el gusto y es campeón del mundo.

La alegría y desahogo que llegaron después de esos instantes de nervios mientras esperaba el fallo explican la sensación de César Cuenca. Durante mucho tiempo esperó ese momento, trabajó muchísimo para conseguirlo. Y al fin se dio ayer, su nombre fue el que salió de la boca del presentador y sus puños fueron los que se elevaron para desatar el festejo por el sueño cumplido. Sí, el chaqueño (48-0) es campeón mundial: en Macao, China, venció por puntos en fallo unánime al local Ik Yang (19-1) y logró el cetro superligero FIB.


 

“Por fin se me dio. Era algo que esperaba hace mucho tiempo. Estoy muy contento, orgulloso y emocionado por lo que estoy viviendo”, le contó aOlé un feliz Cuenca tras su enorme victoria, un combate que lo vio como total dominador a través de su mejor técnica, estrategia e inteligencia. Si bien el chino lo tiró en el 5º round, el chaqueño no se desesperó y marcó diferencias claras en todo momento, a tal punto que terminó desesperando a Yang, quien tiró mucho pero nunca encontró. Tal fue su frustración que en el último asalto agarró al argentino y lo tiró como en una toma de judo que le valió un punto de descuento. Las tarjetas muestran la superioridad: 117-110, 115-110 y 116-109.

A los 34 años, Cuenca al fin se dio el gusto después de un largo camino. Por mucho tiempo fue Nº 1 de la OMB, pero la Organización lo destrató y nunca le dio la chance mundialista, hasta que llegó esta de la FIB. En la primera no dejó pasar el tren. “Vinimos desde tan lejos para buscar el título del mundo y gracias a Dios lo pude conseguir. Ahora soy campeón”, cerró el hincha de San Lorenzo desde Macao. Su nombre ya entró en los libros del boxeo nacional.

 

 

COMPARTIR:

Comentarios