Viernes 7 de Octubre de 2022

Hoy es Viernes 7 de Octubre de 2022 y son las 16:09 -

6 de febrero de 2022

Con el "pura vida" en pausa, Costa Rica busca presidente entre 25 candidatos

06-02-2022 | 07:25

Lineth Saborío. Foto: AFP.
 

Veinticinco candidatos a la presidencia se disputarán este domingo el favor de algo más de 3.500.00 ciudadanos de Costa Rica, en las elecciones con más aspirantes a la jefatura de Estado de la historia del país, aunque apenas unos pocos tienen chances reales de pasar a una segunda vuelta que, según las encuestas y los medios, es inevitable.

Modelo de democracia consolidada, en Costa Rica el voto no es obligatorio y la abstención estuvo cerca del 30% en las últimas seis elecciones presidenciales, por lo que la pulseada de este domingo es también una pelea para arrimar gente a las urnas.

Que sean 25 los aspirantes al moderno Palacio Presidencial de 1980 no vaticina una lucha de muchos: apenas 4 o 5 postulantes tienen posibilidades reales de entrar a la segunda vuelta (prevista para el 3 de abril) y la mayoría no superó el 2% de intención de votos en los últimos sondeos.

Todo hace suponer que para calzarse el 8 de mayo la banda presidencial, mañana habrá que estar entre los dos primeros y ganar después el balotaje. Para evitar una nueva elección debe lograrse más del 40% de los sufragios.

José María Figueres Olsen. Foto: AFP.


El expresidente José María Figueres (1994-1998), del Partido Liberación Nacional (PLN), aparece con mayor intención de votos, escoltado por la exvicepresidenta Lineth Saborío (2002-2006), del Partido Unidad Social Cristiana (PUSC); y por el predicador evangélico y periodista Fabricio Alvarado, del Partido Nueva República (PNR).

Con menores chances figuran el exfuncionario del Banco Mundial y exministro de Hacienda Rodrigo Chaves, del Partido Progreso Social Democrático (PPSD); el abogado y diputado José María Villalta, del izquierdista Frente Amplio (FA), y el economista Eliécer Feinzaig, del Partido Liberal Progresista (PLP).

José María Villalta. Foto: AFP.


Pese a su optimismo ante los medios, queda lejos el oficialista Welmer Ramos, del gobernante Partido Acción Ciudadana (PAC), que parece pagar los costos del manejo de la pandemia, como le ocurrió a los oficialismos de varias regiones del mundo.

Si la puja se define en abril entre Figueres y Saborío –ambos considerados de centroderecha- se dará entonces el retorno al poder de uno de los partidos tradicionales del país, después de que el progresista PAC del presidente Carlos Alvarado irrumpiera en 2014 como alternativa.

Al cabo, el PAC tuvo dos mandatos seguidos y cumplirá una constante: nunca un partido tuvo en Costa Rica tres periodos consecutivos de gestión.

Rodrigo Chaves. Foto: AFP.


La mayoría de los cierres de campaña tuvo lugar el fin de semana pasado, con caravanas, desfiles y "piquetes", porque después los candidatos se dedicaron a dar entrevistas a los medios y a los cuatro debates en los que confrontaron ideas.

Los números


La última encuesta nacional del Centro de Investigación y Estudios Políticos de la Universidad de Costa Rica (CIEP-UCR) muestra a Figueres con un 17% de intención de votos; a Saborío con un 12,9%; y a Alvarado con un 10,3%.

Aparecen después Chaves, Villalta, Feinzag y Ramos con 8,2%; 7,6%; 5,7% y 1,1%, respectivamente. Los demás aspirantes no llegan siquiera al porcentaje del margen de error del sondeo.

Eso sí: para los comicios –que serán de 6 a 18 (9 a 21 en la Argentina) y serán los 18vos desde que rige la Constitución de 1949- todavía hay cerca de un 30% de indecisos.

Además de la plaza de presidente, este domingo se elegirán dos vices y 57 integrantes de la Asamblea Legislativa, para cuyas bancas hay aún más listas de pretendientes: 38.

El contexto


Tras el golpe que significó la pandemia, a quien suceda a Alvarado le espera una economía en tenue recuperación, con un crecimiento de 3,5% para este año, según la estimación del Banco Central, una cifra nada espectacular pero sí una base importante para superar una tasa de desempleo inédita para el país.

Buena parte del futuro económico, al menos en el corto plazo, tendrá que ver con la deuda que Costa Rica tiene con el FMI y con el acuerdo al respecto en pleno debate, una cuestión que generó importantes movilizaciones en 2021 y que, junto al crecimiento de la pobreza, puso en jaque el lema de "Pura vida" con el que suele venderse el país, conocido por sus playas y selvas y por no tener Ejército desde 1948.

Un informe del Programa de Naciones Unidas para el Desarrollo (Pnud) ubica en un 26% la cifra de pobreza, inusual en este territorio con costas sobre el Pacífico y al Atlántico.

La pandemia de Covid-19 pareció venir a profundizar un modelo que empezaba a resquebrajarse, después de años de jactarse de su fuerte atención social y sanitaria, su seguridad social y una educación aplaudida.

Parte de ese bienestar perdido es el que parece favorecer a los viejos partidos, que ahora recogen –al menos en las encuestas- las esperanzas ciudadana de un pasado que sí fue mejor.

Con todo, en el país todavía se dan hechos que el resto de la región puede mirar con incredulidad: después de 20 años al frente, Luis Sobrado renunció al Tribunal Supremo de Elecciones porque una cuñada busca una banca de diputada y él prefirió evitar un eventual conflicto de intereses.

El presidente Alvarado ya avisó que, pasados los comicios, convocará a los equipos de los dos postulantes que pasen al balotaje para ofrecerles seguridad personal y avanzar en detalles del traspaso. Más aún, el mandatario hasta exhibió predisposición para negociar eventuales acuerdos. Mañana se resolverá a quienes debe llamar.
Etiquetas:
  • Costa Rica

  • elecciones

  • presidente

COMPARTIR:

Comentarios