Miércoles 27 de Octubre de 2021

17 de marzo de 2015

Nueva pista saca al caso Bortot del letargo

A más de un año de la desaparición de la mujer de Inriville, la fiscalía evalúa otra hipótesis. Allanan un domicilio donde funcionaba un consultorio médico.


Tras varios meses sin movimientos, la causa por la desaparición de Mariela Bortot pareció recobrar en la mañana de este martes un nuevo impulso cuando un grupo de efectivos de Gendarmería Nacional irrumpió en un domicilio particular de la localidad de Inriville para realizar un operativo.

 

Según informó el fiscal a los medios locales el fiscal Gustavo Zuchiattti, la idea es realizar un operativo con un georradar para buscar, en el patio de esa vivienda, posibles alteraciones del terreno.

En el domicilio funcionó, hasta hace un tiempo, un consultorio médico.

El funcionario judicial aseguró que también se van a realizar procedimientos en el río y cerca de la Perrera Municipal.

Los operativos podrían continuar hasta mañana.

Consultado por periodistas de la zona, Zuchiatti sólo se limitó a a responder que se trataba de una "nueva hipótesis" pero evitó formular más precisiones.

Mariela, quien trabajaba como empleada del bar de una estación de servicio de Inriville, desapareció en la tarde del 25 de enero de 2014 cuando realizaba una caminata por las afueras del pueblo.

DESAPARECIDA. Mariela Bortot (La Voz/Archivo).

A pesar de la búsqueda desplegada en los primeros días, sólo se halló su ojota en la estancia del intendente local, Marco Rodrigué, quien al momento de la desaparición se encontraba de viaje por los Estados Unidos junto a su familia.

Por el caso estuvo detenido el por entonces jefe de seguridad de ese campo, el exsargento Jorge Orellano, quien denunció apremios ilegales de la Policía.

Sigue imputado por supuesta privación ilegítima de la libertad, aunque la Cámara del Crimen de San Francisco consideró que no existían pruebas firmes para mantener su prisión.


 

COMPARTIR:

Comentarios