Miércoles 27 de Octubre de 2021

DEPORTES

10 de febrero de 2015

Mercado rico en un fútbol pobre

Los clubes grandes, algunos de ellos con pasivos enormes, ya gastaron casi 25 millones de dólares en refuerzos.


En un fútbol pobre, en el que la gran mayoría de los clubes de la Primera División de Argentina se arman como pueden para encarar el nuevo torneo largo que comenzará el viernes, los cinco grandes de la pelota criolla apostaron fuerte en este mercado de pases que cierra el jueves. River, Boca, Independiente, Racing y San Lorenzo sacaron la billetera y desembolsaron importantes sumas para traer jugadores, a pesar de la desventaja económica con respecto al mercado extranjero que hace unos años se instaló en el país. Entre los cinco ya invirtieron casi 25 millones de dólares (al cambio oficial) en incorporaciones.

Deben y mucho los clubes argentinos: 1.640 millones de pesos es la cifra a la que se llega si se suman los pasivos únicamente de los cincos grandes. Sin embargo, más allá de las deudas que, en algunos casos, no paran de aumentar, las instituciones más poderosas del fútbol local siguen comprando futbolistas para engalanar sus planteles.

Hasta el momento, River fue el club que más dinero gastó. Compró el 75 por ciento de Gonzalo Martínez a Huracán por 4.5 millones de dólares. A esto se le suman los 1.8 millones por el 55 por ciento del uruguayo Mayada. ¿Cómo hizo el club de Núñez para poner 6.3 millones de dólares si mantiene un pasivo de 654 millones de pesos? "La deuda aumentó porque sinceramos pasivos ocultos de la gestión anterior. River entró en el mercado para potenciar su plantel y apostar todo a la Copa Libertadores con los ingresos genuinos de 2015, como la venta de ubicaciones, por la que hubo varios récords; los premios que se obtuvieron por la Copa Sudamericana y también los ingresos ligados al marketing", explicó el vicepresidente, Jorge Brito, a Clarín. A la vez, reconoció: "En los próximos mercados es probable que tengamos que vender si llegan ofertas considerables".

Lo de Independiente es similar. Ya puso cerca de 5.4 millones de dólares por Albertengo (2.5 millones por el 80 por ciento), Diego Rodríguez y Aquino (2.3 millones por la mitad de la ficha de ambos), Papa (300 mil dólares), Valencia (120 mil por el préstamo) y Graciani (150 mil por el préstamo). Además, hoy podrían llegar Tagliafico y Toledo por unos 4 millones. ¿El pasivo? Es de 575 millones de pesos. "Sí, estamos fundidos. Pero, ¿qué se hace cuando un camión está fundido? Se lo arregla para que vuelva a andar. Eso estamos haciendo en Independiente. Para salir adelante, primero estamos generando recursos. Cuando el camión esté listo no para más", contestó Hugo Moyano, presidente del Rojo, cuando le preguntaron cómo hacía para traer tantos refuerzos. De su mano llegaron empresarios que a través de sponsors (en indumentaria y en el estadio) aportaron un dineral: más de 110 millones de pesos. A su vez, Cristian Ritondo acercó al Banco Ciudad, otro que destina dinero.

Boca pagó 6 millones de dólares por Lodeiro (2.5 millones por el 55 por ciento) y por Peruzzi (3.5 millones más el préstamo de Escalante). Sara, Torsiglieri, Rolín, Monzón y Osvaldo arribaron a préstamo sin cargo. Vendió a Insúa (2.5 millones de dólares), Suárez (1.5) y Paredes (4.5). Salió hecho y su pasivo de 170 millones de pesos no lo ahoga.

Racing encontró en la venta de Centurión un buen ingreso: 4 millones de euros. Y también en los 2 millones de dólares que recibió por Hauche. Tiene el pasivo menos abultado de los grandes: 95 millones de pesos. Gastó 2.7 millones de dólares por Oscar Romero, 700 mil por Camacho y un millón por Brian Fernández. Y cuenta con el apoyo de un grupo empresario.

San Lorenzo bajó su deuda considerablemente. Ahora tiene un pasivo de $ 150 millones. Compró a Mussis en 2 millones de dólares y puso 600 mil para traer a Caruzzo. Engordó su caja por la venta de Correa y de Kannemann y por los premios de la Libertadores y del Mundial de Clubes.

Distinta es la realidad de los diez ascendidos. No realizaron grandes gastos ya que varios habían invertido en el plantel para volver a Primera (como San Martín de San Juan). Los otros equipos fueron más vendedores que compradores y eligieron incorporar a préstamo. Aprovecharon para nutrir un poco sus arcas. Algunos ejemplos: Gimnasia La Plata vendió a Monetti a Lanús en 1.5 millones de dólares (por el 80 por ciento), el citado caso de Rafaela y la venta de Albertengo, Newell's transfirió a Ponce a la Roma en 5 millones de euros.

Estudiantes, con un pasivo de 276 millones de pesos, trajo 9 jugadores. ¿Cómo hizo? Ayudó la venta de Correa al Nápoli por 10 millones de dólares y tiene el aporte de un grupo inversor. Central también sumó bastante: 7 refuerzos, con un pasivo de 120 millones de pesos. El Banco Municipal (sponsor) le dio un crédito por 7 millones para incorporaciones. Newell's, en tanto, hizo su mayor esfuerzo en contratar a Gallego como DT. Sus refuerzos llegaron a préstamo.

En comparación con el exterior no serán rutilantes, claro. Pero las cifras de este mercado de pases -sobre todo por los clubes grandes- hicieron ruido en un fútbol acostumbrado a la pobreza


 

COMPARTIR:

Comentarios