Miércoles 27 de Octubre de 2021

PROVINCIALES

2 de febrero de 2015

Museo del Libro, joyita de Traslasierra

En la serrana La Paz, Luis Berraute lo creó con una colección de 500 ejemplares que son reliquia: van del año 1500 al 1800. Es el único del país en este rubro. Un espacio diferente, con visitas guiadas por su mismo creador, un verdadero personaje “de más de 80”.


En el corazón de Traslasierra, dos kilómetros al sur de La Paz, por la ruta 14 que une San Javier con Merlo (San Luis), aparece Las Chacras, un paraje pintoresco atravesado por calles de tierra, entre montañas.

Allí, casi escondido y como parte de un paisaje encantado, está el único Museo del Libro del país. Desde el 9 de julio de 1998, Luis Berraute –su propietario y director– mantiene vigente el desafío de contar las historias detrás de los libros a los cientos de visitantes que recibe anualmente.

Más de 500 ejemplares de los años 1500 a 1800, expuestos en dos salas, son suficientes para captar el asombro durante la hora y media de recorrido guiado por el propio Luis. Lo que narra no tiene desperdicio.

“A lo largo de la historia, uno ve que la temática de los libros no ha cambiado: el poder, el amor, el misterio de la vida, el temor a la muerte, el odio; todo forma parte de la temática del ser humano”, dice Berraute, quien confiesa que ya tiene “más de 80” años.

El primer libro

Luis, ya todo un personaje en Traslasierra, recuerda los inicios de su extensa colección, cuando residía en París: “Es muy difícil encontrar libros del siglo XVI y XVII, tuve que recorrer demoliciones de viejas casonas y remates; el libro antiguo siempre fue una exquisitez como objeto”.

Libros de todos los tamaños, algunos tan pequeños que en su época fueron creados para leer con lupa; de papel trapo (algodón mezclado con lino); de papel de celulosa de madera; cosidos a mano; con tapas de piel de carnero; talladas artesanalmente; libros manuscritos, entre otras, es apenas una aproximación al mundo que se abre dentro de esas dos salas. Todos, expuestos en impecables vitrinas.

“Siempre me gustaron los libros, pero una vez me regalaron un librito del año 1600, era de recetas de dulce, y ese me hizo un click. Fue el primero, los demás fueron buscados pero con ese librito sentí la comunicación con el pasado, se abrían las puertas de un mundo, empecé a entender qué es el pasado y qué es el tiempo”, cuenta. Ese “primer libro” forma parte de la colección.

En 1999, el museo fue declarado “de interés municipal”. Un año después obtuvo un reconocimiento de la Presidencia de la Nación. Desde 2013 ostenta la declaración “de interés nacional”, entre otros tantos reconocimientos.

“Pero el museo carece de ayuda fundamental, como un subsidio mensual para mantener esto”, aclara por las dudas Berraute. Así, se sostiene sólo con el aporte de la gente.

Esa magia

En un contexto digitalizado y dominado por el uso de las nuevas tecnologías, Luis está convencido de que el libro no pierde su magia: “Estamos en un momento bisagra, es una moda bajar libros de Internet, es práctico, pero no tiene ni tendrá la magia del libro, no tiene el encanto presente”, apunta.

“Uno acaricia, toca, relee, anota al margen; eso sólo un libro te puede dar; hay libros que tienen 500 años porque alguien los conservó con cariño, hay algunos humanizados con inscripciones, tachaduras, agregados; se produce como un casamiento entre el lector y el libro que no se da en la frialdad de la computadora”, argumenta convencido.

Mientras abre vitrinas, va mostrando distintos ejemplares. Una de las primeras biblias escritas en castellano (Holanda, 1602); una tesis sobre los jugos pancreáticos que sólo pudo publicarse en Amsterdam (1682, debido al trabajo con cadáveres estaba prohibido en otros países); Epístolas de Cicerón (Venecia, 1547), y antiguos libros de astronomía, medicina, poesía, entre tantos otros.

Luis también aporta, desde los miles de libros leídos y coleccionados, su visión del mundo y la escritura: “Estamos en una cultura surf : de mucha superficie y ninguna profundidad, por eso hemos caído en los mensajitos de texto, que es una agresión a la lengua. Pero el libro va a subsistir siempre, el escritor está hecho para escribirlo”.

Dónde y cómo

Siempre. El Museo del Libro está abierto todos los días del año, en el paraje Las Chacras, de la comuna de La Paz, al sur de San Javier, en el valle de Traslasierra. Se llega por la ruta 14 que atraviesa el valle. 

Recorrida. En verano, la visita guiada, de una hora y media, comienza puntualmente a las 19 y en invierno a las 16.

Ingreso. La entrada cuesta 80 pesos por persona. Es el único ingreso para el mantenimiento del emprendimiento.

Recomendación. Debido a la temática, desde el museo se aconseja no asistir con niños menores de diez años.

Contacto. Por consultas, llamar al teléfono (02656) 47-7176


 

COMPARTIR:

Comentarios