Miércoles 19 de Junio de 2024

Hoy es Miércoles 19 de Junio de 2024 y son las 15:14 -

10 de mayo de 2024

Murió otra de las mujeres quemadas tras el incendio intencional en un hotel de Barracas

Mercedes Roxana Figueroa (52) tenía lesiones en el 90% de su cuerpo. Las otras dos víctimas continúan internadas, una en grave estado. El sospechoso que provocó el fuego está detenido

Explosión e incendio en un hotel de Barracas/>
Explosión e incendio en un hotel de Barracas

Una de las mujeres afectadas por el incendio intencional en el hotel del barrio porteño de Barracas murió en las últimas horas y ya son dos las víctimas fatales que dejó el ataque ocurrido en la madrugada de este lunes. Se trata de Mercedes Roxana Figueroa, quien tenía 52 años y había sufrido quemaduras en el 90% de su cuerpo.

Así lo informaron desde el Instituto del Quemado, donde Figueroa se hallaba internada en situación crítica. Según comunicaron fuentes policiales, el fallecimiento se produjo alrededor de las 19 de este miércoles.

El ataque sucedió en un hotel familiar ubicado en la calle Olavarría al 1600, entre Isabel La Católica y la avenida Montes de Oca. Fue Justo Fernando Barrientos (68) quien provocó el incendio al rociar con combustible y prender fuego la habitación en donde Figueroa vivía junto a Pamela Fabiana Cobas (52) -la otra fallecida-, Sofía Castro Riglos (49) y Andrea Amarante (42), quienes se encuentran internadas en el Hospital Penna.

Las cuatro ocupaban la habitación 14 del primer piso del hotel. Dos de ellas eran pareja y alquilaban en el edificio desde hace más de dos años, mientras que las otras dos se sumaron más tarde.

A Amarante el fuego le afectó más de la mitad de su cuerpo y su vida corre riesgo. Hacia este jueves se encontraba en asistencia respiratoria mecánica. Por su parte, Castro Riglos fue la que menos lesiones sufrió. Los médicos detallaron que “tuvo una evolución favorable y responde bien a las curaciones”, mientras sigue en observación. También negaron una versión que había surgido inicialmente y comunicaron que no se encuentra embarazada.

El
El hotel en Barracas donde ocurrió el hecho

Barrientos también debió ser asistido. Es que el fuego -que llegó a las cortinas y los muebles de la habitación- también lo alcanzó. Además, tras el ataque, el agresor escapó y corrió hacia la terraza del hotel; allí intentó lesionarse con un cuchillo y se realizó un corte en el cuello. Luego de recibir el alta, quedó detenido.

La investigación del caso recayó en el Juzgado Nacional en lo Criminal y Correccional N°14 conducido por el juez Edmundo Rabbione, con intervención de la Secretaría 143, a cargo de Alberto Gegunded. Luego de la muerte de Coba, la causa se investiga como homicidio.

En el edificio de tres pisos donde ocurrió el siniestro alquilan cerca de 50 personas. Al menos 30 tuvieron que ser evacuadas de urgencia del lugar luego de la explosión, varias de las cuales fueron atendidas por inhalación de humo.

La Justicia todavía no le pudo tomar declaración a Sofía, cuyo relato será clave para establecer lo ocurrido. De acuerdo con lo contado por los vecinos, la agresión se produjo en el marco de una pelea entre vecinos, situación que ya se había convertido en una costumbre. Aunque en esta oportunidad la violencia escaló a otro nivel.

Más allá de esa hipótesis, distintas organizaciones señalaron que el hecho se trató de un ataque de odio vinculado a la orientación sexual de las víctimas.

Una fue la Federación Argentina LGBT+ desde donde manifestaron su “profundo dolor y preocupación por lo que podría ser uno de los crímenes de odio más aberrantes de los últimos años”.

El
El posteo de una de las organizaciones LGBT (Captura Instagram)

En un posteo en redes sociales también indicaron que se encontraban en búsqueda de los familiares y amigos de las víctimas, sin poder dar con ellos por el momento. “Vamos a acompañarlas, poniéndonos a disposición de lo que necesiten ellas y sus familias, y vamos a seguir de cerca la causa judicial para que sea justicia. Pero no podemos dejar de señalar que los crímenes de odio son el resultado de una cultura de violencia y discriminación que se sostiene sobre discursos de odio que hoy se encuentran avalados por varios funcionarios y referentes del Gobierno Nacional”.

Por su parte, desde la organización 100% Diversidad y Derechos exigieron que la investigación aborde el ataque “con perspectiva de género y como motivado por el odio hacia la identidad lésbica”.

COMPARTIR:

Comentarios