Martes 25 de Junio de 2024

Hoy es Martes 25 de Junio de 2024 y son las 16:31 -

10 de mayo de 2024

Fuerzas estadounidenses y filipinas hundieron un buque durante unas maniobras a gran escala en el Mar de China Meridional

Participaron más de 16.000 militares de los dos países, junto con algunos centenares de soldados australianos y observadores de 14 naciones. Los simulacros incluyeron un escenario de invasión extranjera del archipiélago filipino Spratly

EEUU y Filipinas vuelan un barco en el marco de unas maniobras militares conjuntas/>
EEUU y Filipinas vuelan un barco en el marco de unas maniobras militares conjuntas

Fuerzas estadounidenses y filipinas, respaldadas por un avión de vigilancia de la fuerza aérea australiana, lanzaron el miércoles una andanada de cohetes de alta precisión, fuego de artillería y ataques aéreos, y hundieron un barco enemigo simulado, como parte de los simulacros de guerra a gran escala en y cerca del disputado Mar de China Meridional, que han provocado la animadversión de Beijing.

Tras ser alcanzado repetidamente por misiles, fuego de artillería y bombas lanzadas por aviones de guerra estadounidenses y filipinos durante los ejercicios de combate, el barco enemigo simulado se hundió mientras salía humo negro de su popa.

(Captura
(Captura de pantalla)
(Captura
(Captura de pantalla)

El buque objetivo fue fabricado en China, pero fue retirado del servicio por la armada filipina en 2020 debido a problemas mecánicos y eléctricos, según el ejército filipino.

Oficiales militares y diplomáticos de varios países observaron el despliegue de potencia de fuego desde lo alto de una colina a lo largo de una costa arenosa en la ciudad de Laoag, en Ilocos Norte, la provincia natal del presidente filipino Ferdinand Marcos Jr. en el norte del país.

El
El Ejército filipino dispara obuses ATMOS de 155 mm durante el ejercicio militar el miércoles en Laoag. (AP Foto/Aaron Favila)

Más de 16.000 militares de Estados Unidos y Filipinas, junto con algunos centenares de soldados australianos y observadores militares de 14 países, participaban en los ejercicios anuales de preparación para el combate denominados Balikatan, que en tagalo significa “hombro con hombro”.

Los ejercicios, que comenzaron el 22 de abril y terminarán el viernes, incluyen un escenario de invasión extranjera del archipiélago filipino.

Tropas
Tropas estadounidenses con equipo de combate caminan durante un ejercicio militar conjunto. (AP Foto/Aaron Favila)

Es el último indicio de cómo Estados Unidos y Filipinas han reforzado la alianza que iniciaron en la década de 1950 en virtud de un tratado de defensa, en medio de su preocupación en los últimos años por las acciones cada vez más agresivas de China en territorios disputados en Asia.

Marcos ha ordenado a sus fuerzas armadas que se centren en la defensa exterior, en lugar de en las operaciones nacionales contra la insurgencia, que han durado décadas, a medida que las acciones de China en el Mar de China Meridional se convierten en una de sus principales preocupaciones. Este cambio estratégico encaja con los esfuerzos del Presidente de Estados Unidos, Joe Biden, y su administración por reforzar un arco de alianzas en la región del Indo-Pacífico para contrarrestar a China.

China ha enfurecido a Filipinas al hostigar repetidamente a sus buques de la armada y la guardia costera con potentes cañones de agua, un dispositivo de grado militar, bloqueando movimientos y otras maniobras peligrosas en alta mar cerca de dos bancos de arena disputados en el Mar de China Meridional. Han provocado colisiones menores que han herido a varios miembros de la armada filipina y dañado barcos de suministro.

Los
Los ejercicios, que comenzaron el 22 de abril y terminarán el viernes, incluyen un escenario de invasión extranjera del archipiélago filipino. (AP Foto/Aaron Favila)

“Estamos bajo presión”, dijo el embajador filipino en Washington, José Romualdez, a The Associated Press en una entrevista telefónica.

“No tenemos los medios para poder luchar contra todo este acoso procedente de China, así que ¿dónde más vamos a ir?”. dijo Romualdez. “Acudimos a la parte adecuada, que es Estados Unidos y aquellos que creen en lo que hace Estados Unidos”.

El
El ejército filipino dispara obuses ATMOS de 155 mm y levanta una nube de polvo en Laoag (AP Foto/Aaron Favila)

China ha acusado a Filipinas de desencadenar las hostilidades en las aguas en disputa al invadir lo que dice que son sus territorios en alta mar, delimitados por 10 rayas en un mapa. Afirma que la guardia costera y la armada chinas se han visto obligadas a tomar medidas para expulsar a los guardacostas filipinos y a otros buques de esas zonas. Filipinas ha citado en repetidas ocasiones un fallo de arbitraje internacional de 2016 basado en la Convención de las Naciones Unidas sobre el Derecho del Mar que invalidó la reclamación de China sobre prácticamente todo el mar de China Meridional por motivos históricos.

Más
Más de 16.000 militares de Estados Unidos y Filipinas, junto con algunos centenares de soldados australianos (AP Foto/Aaron Favila)

China no participó en la demanda de arbitraje presentada por Filipinas en 2013, ha rechazado el fallo y sigue desafiándolo.

Los militares filipinos afirmaron que las maniobras no iban dirigidas contra ningún país. China se ha opuesto a los simulacros militares en los que participan fuerzas estadounidenses, así como al aumento de los despliegues militares de Estados Unidos en la región, a los que ha advertido de que aumentarían las tensiones y pondrían en peligro la estabilidad regional.

Un
Un soldado estadounidense durante los ejercicios. Los simulacros anuales son denominados Balikatan, que en tagalo significa “hombro con hombro”. (AP Foto/Aaron Favila)

Por primera vez en años, los ejercicios de combate se llevaron a cabo en la zona de las islas Spratly o cerca de ella, una zona muy disputada que China vigila estrechamente con su guardia costera, su armada y supuestas flotillas de milicias.

El lunes, infantes de marina estadounidenses y filipinos transportados en helicópteros Black Hawk practicaron la seguridad de un aeródromo en Itbayat, la ciudad más septentrional del país, junto al canal de Bashi, cerca del sur de Taiwán. Un pequeño grupo de periodistas, entre ellos de AP, fue invitado a presenciar las maniobras de combate aéreo y terrestre.

Soldados
Soldados estadounidenses participan en maniobras militares en Itbayat, provincia de Batanes. (Foto AP/Aaron Favila)

“No están operando en zonas seguras. Están operando un poco más hacia los límites occidentales y lo hacen para practicar de forma que puedan tener que trabajar de verdad”, dijo la agregada de Defensa británica en Manila, Bea Walcot, que presenció el simulacro de hundimiento del barco.

Alianza cada vez más estrecha entre EEUU y Filipinas

El
El presidente filipino Ferdinand Marcos Jr., el presidente estadounidense Joe Biden y el primer ministro japonés Fumio Kishida durante una cumbre trilateral en Washington (REUTERS/Kevin Lamarque)

Washington y Beijing están enfrentados por las acciones cada vez más enérgicas de China en defensa de sus reivindicaciones territoriales en el Mar de China Meridional y por su objetivo declarado de anexionarse Taiwán, por la fuerza si es necesario.

En febrero del año pasado, Marcos aprobó una mayor presencia militar estadounidense en Filipinas al permitir la estancia de grupos rotatorios de fuerzas militares estadounidenses en otros cuatro campamentos militares filipinos. Esto supuso un cambio radical respecto a su predecesor, Rodrigo Duterte, que temía que una mayor presencia militar estadounidense pudiera enemistarse con Beijing.

China se opuso firmemente a la medida, que permite a las fuerzas estadounidenses establecer bases de operaciones y puestos de vigilancia en el norte de Filipinas, al otro lado del canal de Taiwán, y en las provincias occidentales filipinas frente al mar de China Meridional.

China ha advertido de que la cada vez más estrecha alianza de seguridad entre Washington y Manila y sus maniobras militares en curso no deben perjudicar sus intereses territoriales y de seguridad ni interferir en las disputas territoriales. Filipinas replicó que tiene derecho a defender su soberanía y sus intereses territoriales.

“Una alianza es muy importante para demostrar a China que pueden tener todos los barcos que tengan, pero nosotros tenemos mucha potencia de fuego para hundirlos a todos”, declaró Romualdez.

(Con información de AP)

COMPARTIR:

Comentarios