Domingo 14 de Julio de 2024

Hoy es Domingo 14 de Julio de 2024 y son las 04:16 -

29 de abril de 2024

El “Ratón escandaloso”: el Renault Gordini que asustó a todos en el TC, terminó siendo prohibido y lo encontraron desarmado 40 años después

Fue la primera genialidad de Oreste Berta y, con Eduardo Copello al volante, lideró una carrera y estremeció al ambiente. Dos amigos entusiastas por los autos lo recuperaron

Nota a Berta en el taller que montó en su casa con el Renault Gordini y varios Torino. Luego construyó La Fortaleza (extracto del documental "La Misión Argentina")/>
Nota a Berta en el taller que montó en su casa con el Renault Gordini y varios Torino. Luego construyó La Fortaleza (extracto del documental "La Misión Argentina")

“Fuimos a Buenos Aires y clasificamos cuartos delante de los Ford Falcon oficiales (sus pilotos eran Nasif Estéfano y Atilio Viale del Carril), cuyo equipo lo manejaba Oscar Gálvez, a quien conocí ese día. Terminó la clasificación, me vino a abrazar y me felicitó por lo que habíamos hecho. Me dijo ‘chico, te felicito, pero me tengo que ir porque me da vergüenza’. Retiró los autos y no corrieron”, reveló en una disertación que está subida en You Tube.

El Gordini tuvo la osadía de superar a los tres litros de los TC de aquella época. En el epílogo del verano, el Maestro Copello llegó a liderar tres vueltas en el circuito porteño. Nadie entendía qué estaba pasando. Se pellizcaron para saber si era verdad lo que estaban viendo. Una escena surrealista que sólo Berta fue capaz de cristalizar y produjo una revolución.

El diminuto producto del Rombo dio el golpe. Los 100 caballos del motor Gordini no podían igualar la velocidad en recta de los TC que erogaron alrededor de 300 HP, o más. Pero la velocidad de curva era muy buena gracias a su bajo peso cercano a 800 kilos que permitió un buen desempeño de los frenos. Berta contó en la edición 1987 de la revista CORSA en 2009 que “logramos aumentar la potencia del auto. Luego el peso y Copello hicieron lo suyo. Pero vinieron las fallas mecánicas, previsibles por el desgaste que tuvo el coche”.

El mando del Gordini con el número 25 fue efímero, ya que sufrió una merma en el radiador, pero sin dudas quedó en la historia. La revista Automundo lo denominó como el “Ratón Escandaloso”.

Brian
Brian Berta, hijo de Oreste, sobre el Renault Gordini. Nótese la trompa inclinada hacia abajo armada por Pronello (Automundo)

Tras aquella carrera en la que se impuso Luis Rubén Di Palma (Dodge), ese Renault Gordini fue conducido en otra competencia por Carlos Ruesch el 8 de mayo. “Corrimos dos carreras en Buenos Aires. Anduvimos muy bien en las clasificaciones y en las series, pero en las finales abandonamos. Comenzamos a trabajar en un proyecto sobre un auto en particular y lo fui a ver a Heriberto Pronello (uno de los mejores diseñadores argentinos) que hizo una trompa de plástico”, explicó Berta sobre su ambicioso proyecto de hacer aún más competitivo el Ratón Escandaloso. “Se alivianó todo al máximo y cortamos el techo en los costados y lo soldamos. Inclinamos el parabrisas. Le sacamos las ruedas originales y le pusimos las llantas 13, que eran las que se usaban en la Fórmula 3. El TC se avivó y prohibió el auto”, afirmó Oreste.

En ese desarrollo posterior se pudo ver la trompa fabricada por Pronello que ayudó a bajar la altura de la parte frontal en su alto y ancho. Esto facilitó la entrada de aire, permitió una mejor refrigeración. Al sistema de transmisión se le colocó un embrague de disco múltiple. Además, se hizo un delicado trabajo realizado sobre la admisión y escape. Al coche también le inclinó levemente el parabrisas y luneta trasera. El habitáculo tuvo una altura de 1,07 metros. Se mejoró la tapa del motor lo que permitió ganar cinco kilómetros en velocidad pura, según informó el número 54 de Automundo de julio de 1966.

En dicha edición de la recordada revista se explicó el apodo del Gordini: “En conjunto se trata de un verdadero alarde de ingenio técnico - científico, producido en Alta Gracia, que nos animamos a bautizar como el ‘Ratón Escandaloso’. Lo de ‘ratón’ salta a la vista si lo comparamos con los contrincantes a los que deberá enfrentar. Y aquello de ‘escandaloso’ va por muchos motivos. Porque es blanco (los ratones blancos siempre son escandalosos); porque Copello tiene pronta la inauguración de ‘Scandale’, ‘boliche’ que en el futuro concentrará a los tuercas mendocinos, y fundamentalmente, porque se trata de aquellas máquinas que la jerga automovilística así denomina”.

Esa versión mejorada del Ratón Escandaloso resultó una amenaza más fuerte para el TC y ante los reclamos de Ford y Chevrolet la categoría decidió prohibir los autos cuyo peso fuera menor a 1.000 kilos. Con ello el Gordini ya no tuvo su lugar y otras versiones de este auto se prepararon para correr en el TN.

En
En otra carrera en el Autódromo, en la Horquilla (Armando Contreras - CORSA)

¿Qué pasó con el Ratón Escandaloso? “Se lo regalé a un joven colaborador mío llamado Armando Tesore, que era de Pergamino. Él tenía una empresa de hidráulicos y todo lo que necesitábamos nos regalaba. Capaz que cuando venía a nuestro taller se quedaba trabajando una semana con nosotros. Cuando prohibieron el Gordini le saqué las piezas que necesitábamos y se lo regalé a él”, contó Berta sobre el destino del auto en aquel momento.

En este contexto, Oreste, ya mudado a Córdoba por sus constantes presencias en la planta de IKA-Renault en Santa Isabel, empezó a hacer méritos para el apodo que lo marcó para siempre, “El Mago de Alta Gracia”, debido a que sus autos y desarrollos de motores lograron cosas increíbles, aunque el preparador confesó en la mencionada edición de CORSA que “no me gustaba que me dijeran Mago”, porque lo suyo era trabajo.

Luego al Gordini se le perdió el rastro por 40 años hasta que en 2006 dos amigos entusiastas de los autos históricos, Daniel Van Lierde y Eduardo D’Auria dieron con él. El coche se encontraba aún en Pergamino, pero Tesore se lo había vendido a otra persona que lo guardó en su casa particular. Hablaron y se lo adquirieron por un valor estimado de 20.000 pesos.

“Terminada la temporada el auto se lo llevó un mecánico que trabajaba con Oreste y se fue para Pergamino. Se lo vendió a este hombre al que se lo compré. Pero hubo mucho tire y afloje, que me lo vendía, que no. Llegó un momento en que aflojó y lo fuimos a buscar. El coche estaba todo desarmado”, le cuenta a D’Auria a Infobae.

Eduardo
Eduardo Copello, Oreste Berta y Horacio Steven, quienes también los ayudó con el Gordini (Automundo)

El auto primero fue guardado celosamente en un complejo de General Pacheco. Las referencias de su autenticidad fueron ratificadas por el propio Berta. Otros datos se basan en la trompa con inclinación hacia abajo y la modificación en el baúl, en el que la unidad llevaba su impulsor.

D’Auria también reveló cómo confirmaron que era el original: “El auto es totalmente diferente a otro Renault Gordini. Es único, no hay otro igual. Tiene el techo embutido. Está estampado con chapa más fina. Tiene frenos a discos en las cuatro ruedas franceses” y recuerda que “el motor lo llevó a casi 1.000 cm3. Usaba dos carburadores Webber de 40/40 verticales. Le sacó casi 100 caballos por litro”.

Más tarde el coche se restauró y Eduardo cuenta que “parte del trabajo lo hizo un señor de 25 de Mayo que corría con Renault y de apellido Parisi, quien también le armó el motor”. El auto lo tiene Daniel Van Lierde en San Fernando. El Ratón Escandaloso reapareció en público en la edición 2022 de Autoclásica, que es la exposición de clásicos de autos y motos más grande de Latinoamérica, y generó el asombro de los más chicos, que no podían creer cómo un auto tan chico sorprendió en el TC. Se trató de una leyenda que traspasó generaciones.

En tanto que Oreste, en diálogo con Gran Premioweb en 2013, al respecto afirmó que “hablé muchas veces con uno de los dueños del auto y ellos están más en contacto con Brian (uno de sus hijos), quien es el responsable de este proyecto. No soy de emocionarme por estas cosas, ya que siempre miro hacia delante y no suelo refugiarme en la nostalgia. No obstante, es muy bueno que alguien se haya ocupado por recuperar el Gordini y otros autos que fabricamos”.

Así luce el Ratón Escandaloso restaurado y que mostró en la edición 2022 de Autoclásica

Aquella proeza del Gordini no hubiese sido posible sin Berta en la preparación del auto. Un genio que estuvo a cargo de otras proezas deportivas surgidas desde su “Fortaleza” de Alta Gracia, como se denominó el inmenso taller ubicado en el kilómetro 28 de la ruta provincial 5. Las “Liebres de Torino campeones en el TC, los Torino de la Misión Argentina en Nurburgring en 1969, el Berta LR del Mundial de Sport Prototipo, el Fórmula 1 argentino, sus monoplazas en la Fórmula 2 Codasur, sus éxitos en el TC 2000 con las cupé Renault Fuego que consagraron a Juan María Traverso, o su última aventura europea con el coche para la Fórmula 3 Alemana que tuvo tecnología aeronáutica, son algunos de los hitos del gran Oreste, que entre 1966 y 2005, con autos concebidos en La Fortaleza, ganó un global de 63 títulos en TC, TC 2000, TN, Sport Prototipos, Rally Argentino, Fórmula 1 Mecánica Argentina, Fórmula 2 Nacional, Fórmula 2 Codasur y Fórmula 3 Sudamericana.

También fue clave en la historia del Gordini el manejo del Maestro Copello, uno de los mejores pilotos argentinos de la historia, referente de los años sesenta y setenta. Fue el primer ganador y campeón con Torino en el TC en 1967. Luego repitió en 1970 en la Fórmula B, que era la variante de la categoría que sólo corría en autódromos. También se coronó en la Fórmula 1 Mecánica Argentina en 1968 y en el Sport Prototipo en 1969. Falleció el 27 de febrero de 2000 a los 74 años.

Hoy Oreste Berta tiene 85 años y está retirado, aunque suele hacer algunas visitas a “La Fortaleza” para ver los trabajos y desarrollos que quedaron a cargo de sus hijos, Brian y Oreste. Vive con su esposa en una casa de campo en Alta Gracia y hasta hace un tiempo también ofició como guarda fauna, pues cuidó animales en la zona. En su extraordinaria campaña como preparador hizo y ganó de todo, pero su primer gran capítulo lo escribió con el Ratón Escandaloso.

EL RATÓN ESCÁNDALOSO:

El
El Ratón Escandaloso en la casa de Oreste Berta
El
El habitáculo del Gordini
Berta
Berta llevó el motor del Gordini de 850 cm3 a 1.000 cm3
Copello
Copello adelante de todos con el Ratón Escandaloso
Al
Al poco tiempo Copello se volvió a lucir con el Gordini, esta vez en el TN. Fue tapa del número 1 de Revista CORSA
Al
Al año siguiente Berta y Copello consiguieron el primer título de Torino en el TC (Archivo CORSA)
Así
Así lucía el auto antes de la restauración. La imagen es de 2012
Chapa
Chapa despintada en el Ratón Escandaloso, que estuvo perdido por cuatro décadas
El
El paso del tiempo se hizo sentir
El
El interior del Ratón Escandaloso
La
La parte delantera en la que se observa la trompa hecha por Pronello
El
El baúl tenía ese detalle aerodinámico
Así
Así reapareció en Autoclásica 2022
El
El auto y el reconocimiento al Maestro Copello

COMPARTIR:

Comentarios