Viernes 19 de Abril de 2024

Hoy es Viernes 19 de Abril de 2024 y son las 10:02 -

14 de marzo de 2024

La peor masacre de Nueva Zelanda: racismo, 51 muertos en dos mezquitas, transmisión en vivo y rock como música de fondo

Hace cinco años, el 14 de marzo de 2019, Brenton Tarrant, un solitario racista australiano, perpetró un raid asesino en la ciudad neozelandesa de Christchurch. Además del medio centenar de muertos, hubo más de 40 heridos. Había publicado en las redes un documento donde anunciaba sus acciones, que transmitió con una cámara desde su cuenta de Facebook. Mientras baleaba a sus víctimas escuchaba música

Fire, de The Crazy World of Arthur Brown, la canción que el autor de la masacre de Nueva Zelanda escuchaba mientras mataba />
Fire, de The Crazy World of Arthur Brown, la canción que el autor de la masacre de Nueva Zelanda escuchaba mientras mataba

Cadena perpetua

Poco después de su detención, los abogados de Brenton Tarrant presentaron sin éxito una solicitud para que esperara el juicio en libertad bajo fianza. Desde ese momento, el autor de las masacres se sumergió en un silencio que ni siquiera rompió durante el juicio que comenzó a desarrollarse a mediados de 2020.

De todos modos, el juez Cameron Mander impuso restricciones drásticas a la cobertura mediática para evitar que e lautor de las masacres utilizara el juicio como una plataforma para difundir sus mensajes de odio.

La sentencia se dictó el 27 de agosto, con una pena que era previsible: cadena perpetua. Al darla a conocer, el juez Mander dijo que detrás de la ideología “retorcida de este hombre malo e “inhumano se oculta un odio profundo que lo llevó a atacar a hombres, mujeres y niños indefensos”.

Brenton
Brenton Tarrant, custodiado durante la sentencia: lo condenaron a cadena perpetua Mark Mitchell/New Zealand Herald/Pool via REUTERS/

Al conocer el fallo, la primera ministra Jacinda Ardern reaccionó deseando al asesino una vida de “silencio total y absoluto” y dijo que esperaba que la comunidad musulmana del país haya sentido “los abrazos de Nueva Zelanda”.

Antes había anunciado que el gobierno iba endurecer la ley de armas – Tarrant era miembro del Club del rifle y tenía permiso de portación - y a intensificar los esfuerzos en la lucha contra el extremismo en Internet.

Cinco años después de los ataques contra las mezquitas, Brenton Harrison Tarrant cumple su pena en una celda de aislamiento de una prisión de máxima seguridad de Auckland. Según los informes penitenciaros, pasa muchas horas del día con los auriculares puestos, escuchando Fire, el viejo rock grabado por The Crazy World of Arthur Brown en 1968 y que, en algunas ocasiones, se exalta y entona sus estribillos a voz en cuello.

COMPARTIR:

Comentarios