Por Fernando Vázquez 

fvazquez@cronica.com.ar 

Cuatro peligrosos asaltantes fueron detenidos por las autoridades luego de una cinematográfica persecución y tiroteo, que se registró en la localidad bonaerense de Rafael Calzada, en el partido de Almirante Brown, estableciéndose que el jefe de la banda era un agente de la Policía de la Ciudad de Buenos Aires.

El grupo de marginales había desvalijado una heladería y el funcionario involucrado en dicho ilícito, a quien le incautaron tres cigarrillos de marihuana, fue sorprendido a escasos metros de la comisaría de la zona, mientras estudiaba el lugar, presuntamente con el objetivo de averiguar los movimientos habituales de la seccional y para determinar la situación de sus cómplices.


Los voceros del departamento judicial de Lomas de Zamora revelaron que los hechos comenzaron en la avenida San Martín al 3200, casi en el cruce con Intendente Martín González, cuando los individuos consumaron un robo en una famosa heladería, oportunidad en la que sustrajeron 19.780 pesos.

Alertados del asalto, los integrantes del Comando Patrulla (C.P.) de Almirante Brown arribaron al local y dialogaron con los damnificados.

Momentos después, a cien metros del comercio, ya en la esquina de avenida San Martín y Rafael Altamira, los servidores públicos observaron a los malvivientes, quienes se hallaban a bordo de un Fiat Palio Weekend.

Trascendió que, al verse descubiertos por los uniformados, dos de los sujetos agredieron a disparos a los policías. Algunos de los proyectiles impactaron en el radiador y en el capot del patrullero.


Fuga y tiroteo


De inmediato los individuos fugaron en el automóvil, pero fueron alcanzados por los ocupantes de otro móvil policial en el cruce de José Murature y Pi y Margall, ocasión en la que se originó un nuevo intercambio de disparos, hasta que los sujetos, al cabo de un procedimiento cerrojo, perdieron el control del rodado, que acabó incrustado contra un árbol.

Uno de los ladrones bajó del Fiat Palio Weekend y huyó a la carrera, mientras que los restantes implicados -un hombre, una mujer y un adolescente de 16 años- fueron detenidos y trasladados a la comisaría de Rafael Calzada (5ª de Almirante Brown).

A los apresados, que residen en Longchamps, se les incautó una pistola Bersa Thunder 9 milímetros con tres municiones en el cargador; un revólver Tiver 22 largo que tenía cinco vainas servidas en los alvéolos; una gorra azul similar a las utilizadas por los policías; varios teléfonos celulares, y el dinero robado en la heladería.

Pero los pesquisas que vigilaban la puerta de la seccional observaron al cuarto marginal, quien pretendía esconderse entre los diferentes rodados estacionados a pocos metros del edificio. Con rapidez, las autoridades detuvieron al delincuente, comprobándose que era un agente del Cuerpo de Tránsito de la Policía de la Ciudad de Buenos Aires y que además era esposo de la mujer apresada momentos antes.

En poder del funcionario se incautó una pistola 9 milímetros con 17 municiones y tres cigarrillos de marihuana.