Martes 27 de Julio de 2021

  • Fecha

  • Contagios

  • Recuperados

  • Muertes

DEPORTES

1 de mayo de 2016

Racing festejó ante Huracán y los dos ya piensan en la Copa

Con gol de Roger Martínez le ganó 1-0 en el Ducó. Tanto Sava como Domínguez cuidaron a sus figuras para la revancha de los octavos de final de la Libertadores.


Con las mentes en Medellìn y en Belo Horizonte, donde Huracán, el martes, y Racing, el miércoles, buscarán una difícil clasificación a cuartos de final de la Copa Libertadores, los músculos aportaron intensidad y emotividad en Parque Patricios. Aunque la mira enfoque al plano internacional Racing -con una formación entera de suplentes- se dio el gusto de volver al triunfo en el torneo después de cuatro fechas sin sumar de a tres. Huracán -sólo con Marcos Díaz, Nervo y Espinoza de entrada; luego ingresó Bogado- cosechó su tercera derrota consecutiva en el campeonato, más allá de su esfuerzo por cortar la racha adversa.

Desprolijo pero intenso arrancó el partido; sobraba entusiasmo aunque faltaba claridad. Con determinación por buscar el ataque, ambos equipos mulettos fueron al frente. A los 11 minutos Marcos Díaz, vital en Huracán, encendería una luz de preocupación: se exigió en el piso para tapar una entrada de Roger Martinez, bien habilitado por Milito, y chocó con el delantero colombiano y con su compañero Lucas Sosa. Un fuerte golpe en su brazo derecho puso en duda su continuidad. Pero el arquero santafesino se recuperó y una vez más se convirtió en figura.

Sin embargo nada pudo hacer para evitar un buena definición de Roger Martinez, asistido por un lucido Facundo Pereyra a los 33 minutos, que lo superó con un derechazo bajo en el mano a mano. Con un inquieto y motivado Diego Milito y un atento Roger Martinez, apuntalados por un ordenado mediocampo, Racing justificaba la diferencia ante un Huracán excedido en voluntad y carente de tranquilidad en los metros finales.

La expulsión de Roger Martinez, por un planchazo a Araujo a los 2 minutos del segundo tiempo, modificó el escenario en la etapa final. Huracán dispuso del terreno y del control de la pelota, Racing se replegó y pensó como usufructuar el contraataque. Con pulsaciones en alto intentaron lastimarse en ofensiva, cada uno a su manera. Y aunque suene paradójico quien tuvo menos control, La Academia, fue quien dispuso de las chances más claras.

Un punzante Facundo Pereyra, soltándose de atrás, tuve tres chances claras: desbordó por derecha dejando atrás a Sosa y motivando una gran respuesta de Marcos Díaz (a los 11); aprovechó una falla de Risso y sacó un tiro cruzado desviado (a los 15) y ganando una posición que parecía perdida probó con un zurdazo de afuera al ver adelantado a Marcos Díaz; el arquero se recompuso y con espectacularidad desvió el remate y enseguida llegó hasta la linea de gol para evitar que entrase con otro manotazo salvador (a los 25).

Huracán hacía bien la tarea hasta tres cuartos de cancha; adentro del área era confuso, impreciso y tosco. Además la defensa de Racing estaba bien plantada. Un fuerte derechazo de afuera de Bogado estrellado en el travesaño, a los 20 minutos, resultó la ùnica advertencia seria, descontando un gol bien anulado por posiciòn adelantada de Chacana. Los centros improductivos, los pelotazos y la impericia para definir extendieron la sexta presentación sin convertir (tres 0-0 de la Libertadores y tres 0-1 del torneo).

Sobre la hora otra tarjeta roja, al ya amonestado Yonathan Cabral por una patada a Mariano González, metió al equipo de Facundo Sava más adentro de su área y superpobló más esa área de jugadores locales. Nada cambió. No quedo tiempo para festejos o lamentos, era momento de armar los bolsos y concentrarse en Atletico Mineiro y en Atlético Nacional.


 

COMPARTIR:

Comentarios