Martes 29 de Noviembre de 2022

Hoy es Martes 29 de Noviembre de 2022 y son las 04:10 -

30 de mayo de 2022

"El Chalet", el libro que repasa el terrorismo de Estado en el Hospital Posadas

Por Silvina Caputo 29-05-2022 | 14:02

Uno de los chalets, originalmente destinado para el subdirector del hospital, era un centro de detención clandestino.

"El Chalet" fue un centro clandestino de detención que funcionó en el predio del Hospital Nacional Posadas, ubicado en la localidad bonaerense de El Palomar, durante la última dictadura militar y donde más de 50 personas estuvieron cautivas.

El sobreviviente del terrorismo de Estado Norberto Pedro Urso se propuso reconstruir en un libro la historia de ese lugar de exterminio, originalmente diseñado como la vivienda para el director del centro asistencial.

"El Chalet. La Dictadura cívico militar en el Policlínico Profesor Alejandro Posadas" es el título de este trabajo que "surgió para mantener viva la memoria" en una causa de lesa humanidad.

La hipótesis de trabajo del autor es ahondar en

la responsabilidad que tuvo la Fuerza Aérea en los crímenes

que se cometieron en "El Chalet", un centro clandestino que se instaló en el Posadas el 28 de marzo de 1976, cuatro días después del último golpe de Estado perpetrado en Argentina.

"A la hora de dictar sentencia sobre los delitos de lesa humanidad que se cometieron en El Chalet, los señores jueces entendieron que los responsables eran del Ejército Argentino. El libro narra, no obstante, la participación activa que tuvo la Fuerza Aérea en ese lugar, donde las víctimas cautivas recibieron infinidad de tratos inhumanos. Trabajadores de la salud, empleados y enfermeras del Posadas fueron los blancos de los represores", remarcó Urso, sobreviviente del centro clandestino conocido como "Mansión Seré".

El brigadier general Hipólito Mariani fue el único alto mando de la Fuerza Aérea condenado por los crímenes que se cometieron El Posadas, al recibir una pena de 8 años en el juicio de la causa "Posadas I", que concluyó en 2012.

El escritor estuvo cautivo en el centro clandestino de Mansión Seré y narró su paso por las mazmorras del terrorismo de Estado en otro libro de su autoría: "Mansión Seré, un vuelo hacia el horror".

En las páginas de "El Chalet" se cuentan los crímenes ejecutados por los integrantes del grupo parapolicial conocido como "Swat" (en referencia a la serie policial estadounidense de los años 70), pero también se avanza sobre las responsabilidades que tuvieron los mandos superiores.

Uno de los integrantes de esa patota fue el represor y genocida Luis Muiña, beneficiado en 2017 por un fallo de la Corte Suprema que ordenó su libertad condicional en base a una interpretación del principio del 2x1.

Esa decisión motivó una importante movilización de rechazo que se plasmó en una manifestación multitudinaria en Plaza de Mayo, lo que determinó la sanción de una ley por parte del Congreso Nacional, que anuló la aplicación de ese criterio para condenados por delitos de lesa humanidad.

"En el predio del Hospital Posadas había originalmente dos chalets, uno destinado a la vivienda del director y otro a la del subdirector. Hasta el momento las pruebas dan cuenta que se utilizó solo uno de ellos como centro clandestino, pero no se descarta la utilización del otro también", consignó Urso.

El escritor remarca en su libro que cuando la dictadura tomó el control del hospital hubo un operativo y más de 50 personas resultaron detenidas, y en esa época "todos los centros clandestinos de Morón, Merlo y Moreno, fueron administrados por la Fuerza Aérea".

Con la llegada de la democracia y la conformación de la Conadep, "se le pide a la Fuerza Aérea un informe sobre el Posadas, y el arma reconoce que "El Chalet" estaba bajo su dependencia. En ese sitio también estuvieron secuestrados vecinos de la villa Carlos Gardel, que lindaba con el predio del hospital.

En la presentación del libro, que se realizará el próximo viernes 3 a las 19, en el Centro Cultural de la Cooperación -Corrientes 1400, Ciudad de Buenos Aires- estarán Nora Cortiñas, integrante de Madres de Plaza de Mayo - Línea Fundadora; y los sobrevivientes Gladys Cuervo, Marta Graiff, y Raúl Morello, exdetenido desaparecido.

Una historia de muertes


El Hospital Posadas, en la localidad de Palomar, partido de Tres de Febrero.

El horror en el chalet comenzó aquel 28 de marzo de 1976 cuando grupos de tareas se llevaron detenidos a más de 50 trabajadores y se declaró en comisión a todo el personal. Las autoridades designadas por la dictadura iniciaron su faena en el Posadas con una férrea prohibición de la actividad gremial y el despido de más de 150 profesionales y empleados.

Se instaló entonces una intervención que entre noviembre de 1976 y enero de 1977 facilitó los secuestros de un número no determinado de trabajadores que fueron llevados a "El Chalet" y a otros centros clandestinos de detención.

Gladys Cuervo, sobreviviente de este sitio, le contó a Télam que "el libro es una posibilidad de mantener viva la memoria, y de poder recordar a nuestros desaparecidos. Yo tenía 36 años cuando me secuestraron y lo hicieron dentro del hospital. Formaba parte de la comisión gremial y trabajaba en el sector de traumatología",

Del día del operativo del 28 de marzo, Cuervo recuerda que "tomaron el hospital de una forma tremenda, espectacular como si estuvieran invadiendo una ciudad enemiga, con conscriptos sobre los árboles, helicópteros, francotiradores", repasó.

Y agregó: "Luego empezaron a pasar listas de personas que debían ser detenidas. En ese primer período secuestraron a muchos compañeros. A algunos se los llevaron a las cárceles de Olmos y Devoto. A mí me agarraron en noviembre de 1976".

Sobre los Swats recordó que "se paseaban armados por el hospital haciendo las cosas más increíbles que uno pueda imaginar"

"Por ejemplo, iban a mi piso y levantaban a los pacientes, los golpeaban para ver qué había debajo de las camas. O jugaban al tiro al blanco contra la guardería", recordó.

"El día de mi secuestro me llaman a Dirección y yo pensé que era por alguna cuestión administrativa, pero cuando llegué me tapan la boca y me vendan los ojos. Me suben a un auto y me llevan a dar unas vueltas. Me bajan, me dicen que estoy en Campo de Mayo y empiezan a torturarme", relató.

Cuervo aseguró que estaba secuestrada en las instalaciones del Posadas porque reconoció las voces a sus captores y tras correrse un poco la venda que le habían puesto sobre sus ojos alcanzó a divisar unos pinos que había cerca del edificio del hospital.

"Entonces supe que estaba en El Chalet, porque allí, antes de la dictadura, compartíamos asados con los antiguos directores", aseguró Gladys, quien evocó al médico Julio Rodríguez Otero, director del Posadas que fue secuestrado y torturado en el centro clandestino de detención ilegal.

La sanción de las leyes de Punto Final y Obediencia Debida en el gobierno de Raúl Alfonsín impidió por años el avance de una causa por los crímenes cometidos en el Posadas.

Recién en 2006 se reabrió la investigación y cinco años después, comenzó el juicio de la causa "Posadas I", en el cual se probaron los homicidios del médico Jorge Roitman y del empleado del hospital Jacobo Chester.

En un fallo dado a conocer en febrero de 2012, el Tribunal Oral Federal 2 de la Ciudad de Buenos Aires sentenció --además de Mariani y Muñia -- al general del Ejército Benito Reynaldo Bignone, último mandatario de facto de la dictadura que gobernó Argentina entre 1976 y 1983.

Esa sentencia determinó el inicio de la causa Posadas II, elevada en 2018 a juicio oral y público, en el cual Muiña recibió otra condena, esta vez a prisión perpetua como partícipe necesario en el homicidio de Roitman.

A este proceso oral y público llegaron como acusados Argentino Ríos (otro de los integrantes del grupo "Swat") y Bignone, quienes murieron durante la realización del debate de la causa.

Poco antes de que se iniciara el Juicio Posadas II, en noviembre de 2017, en una obra que se estaba realizando en el predio del hospital, fueron hallados los restos de Roitman, a metros de donde se encontraba "El Chalet".

En diciembre del año pasado, Muiña murió en prisión a los 67 años sin dar información sobre la suerte de las personas que estuvieron cautivas en "El Chalet" y que aún permanecen desaparecidas.
Etiquetas:
  • Derechos Humanos

  • represión

  • Hospital Posadas

  • centro clandestino de detención

  • Fuerza Aérea Argentina

  • dictadura militar

COMPARTIR:

Comentarios