Sábado 24 de Septiembre de 2022

Hoy es Sábado 24 de Septiembre de 2022 y son las 23:11 -

18 de marzo de 2022

Bolsonaro lanzó incentivos y promete que Brasil no será el Titanic

Por Pablo Giuliano, corresponsal en Brasil 17-03-2022 | 19:49

El presidente brasileño lanzó su paquete de medidas con vistas a las elecciones de octubre. Foto: Archivo

El presidente de Brasil, Jair Bolsonaro, afirmó este jueves que su gobierno "no se hundirá como el Titanic" y que la guerra entre Rusia y Ucrania "afectará a todo el mundo", al lanzar un amplio paquete de unos 30.000 millones de dólares destinado a beneficiar a los empleados registrados y a los jubilados, en una apuesta para remontar en las encuestas de cara a su reelección.

En ese marco, convocó a la población a elegir "no entre derecha o izquierda y sí entre el bien y entre el mal", de cara al escenario de las elecciones generales del 3 de octubre, en la que aparece segundo en las encuestas detrás del expresidente Luiz Inácio Lula da Silva.

"Todo el mundo va a pagar la cuenta de esta guerra, todos tenemos que tomar decisiones, peor que una decisión no tomada es una indecisión. Nadie podrá zafar de las consecuencias de esta guerra", afirmó el mandatario de ultraderecha en un discurso en el Palacio del Planalto.

Bolsonaro aprovechó el acto para hacer un discurso electoral en el cual lanzó ataques contra el expresidente Luiz Inácio Lula da Silva, favorito para derrotarlo el 3 de octubre, y en ese marco aseguró que "Brasil no se está hundiendo, Brasil no será el Titanic".

El paquete de bondades, como se conoce al Programa Renta y Oportunidad lanzado por Bolsonaro con sus principales ministros, apunta a obtener el apoyo de la clase asalariada y los jubilados que está perdiendo la carrera contra la inflación, que fue del 10,5% en 2021, la más alta desde 2015.

A los jubilados, anticipó para abril y mayo el aguinaldo que cobrarían en noviembre, un mes después de las elecciones.



Pero la medida con la cual el gobierno apuesta a recuperar simpatía de la clase asalariada, a la cual pertenecen 40 millones de brasileños, es permitir que cada trabajador pueda retirar 1000 reales (200 dólares) del Fondo de Garantía de Tiempo de Servicio, un fondo que se acumula mensualmente y que sirve como indemnización cuando el trabajador es despedido sin causa o renuncia.

Es la tercera vez que el FGTS es liberado para que el trabajador use alguna parte de ese fondo por el gobierno de Bolsonaro, que ya lo había hecho en 2019 y 2020.

El gobierno también facilitó el acceso al crédito personal con descuento en los recibos de sueldos a los beneficiarios de los planes sociales.

Y además lanzó una línea de crédito para microemprendedores -sobre todo vendedores callejeros y de playas- que no tienen vinculación con el sistema financiero por falta de avales o de aportes previsionales o tributarios".

"La pandemia nos hizo descubrir a los invisibles, eran 38 millones de personas que trabajaban de día para comer de noche y a quienes nunca abandonamos", dijo el ministro de Economía, Paulo Guedes, durante el acto.

Las medidas forman parte del esfuerzo del gobierno por retomar la agenda social ante el avance de Lula, del Partido de los Trabajadores, que se encuentra en posición en las encuestas de vencer incluso en la primera vuelta a Bolsonaro.



El mandatario hizo un discurso en el cual llamó a Lula de "sapo barbudo" que quiere "volver a la escena del crimen". Además, pidió que las elecciones sean realizadas "dentro de la legalidad".

Brasil, donde hay 120 millones de personas con alguna inseguridad alimentaria y 19 millones en situación de hambre, redujo la perspectiva de crecimiento de su economía para 2022 de 2,1% a 1,5%, y aumentó las previsiones de inflación para este año, en el cual el presidente Jair Bolsonaro se juega en octubre su reelección, de acuerdo con datos difundidos hoy por el Ministerio de Economía.

La decisión se conoció horas después de que el miércoles por la noche el Banco Central determinara un aumento de la tasa de interés de referencia de la economía de 10,75% a 11,75% anual, como una forma de aumentar el costo del dinero y combatir las previsiones de una mayor inflación en 2022.

La tasa de interés llegó al nivel más alto desde abril de 2017 con esta decisión tomada por el Comité de Política Económica del Banco Central.

Este jueves, la Secretaría de Política Economía emitió el Boletín Macrofiscal en el cual se revisaron las proyecciones para 2022, en el marco de los diferentes movimientos en los mercados, sobre todo en los precios de las materias primas y los hidrocarburos.

Esta nueva proyección determinó que no será posible alcanzar el 4,7% de inflación para 2022, sino que ahora la nueva estimación es de 6,55 por ciento anual, el doble que la meta fijada por el Comité de Política Económica del Banco Central.

"Existen riesgos como la guerra en Ucrania y sus impactos en las cadenas globales de valor, que ya presentaban obstáculos debido a la pandemia", dice el informe.
Etiquetas:
  • Brasil

  • Jair Bolsonaro

COMPARTIR:

Comentarios